La mediática rosarina es una de las opciones electorales: aspira a una banca en el Congreso nacional. "No soy parte de ninguna ideología", avisa

Amalia Granata vive en Puerto Madero, en un piso 25, Buenos Aires parece quieta. La dueña de casa, sin embargo, está en movimiento: acelera una agenda completa que combina trabajos en radio y televisión, una campaña política como precandidata de diputada nacional por Santa Fe y la maternidad de sus dos hijos.
Nació en Rosario en 1981, hizo la primaria en la Pedro Goyena y el secundario en la Santa Unión. Se fue a Buenos Aires y se hizo conocida por su incursión en el autodenominado periodismo del corazón.

Y ahora, lo sorpresivo: el inicio de una carrera política. "Soy nueva en la cofradía de la política, y eso molesta. Sobre todo, cuando no vas a transar", promete. Y agrega: "Me la están haciendo complicada, no la estoy pasando tan bien. Veo mucho mamarracho en la política santafesina: candidatos que son concejales y se proponen como diputados, y otros que son diputados y se proponen como concejales", remató.

Granata es precandidata por Una Santa Fe Renovada, una de las seis listas del Partido Popular. A la vez, define que su candidato a presidente para 2019 será Sergio Massa.